¿Desde cuándo ese gusanillo?

Para mí, como para muchos de mi generación, hablar de Star Wars, o

mejor de “La Guerra de las Galaxias” tal y como la hemos llamado siempre

pese a su incorrecta traducción, es hablar de algo más que de una

película, o de una trilogía contada en cine. Y es que una infancia sin

fantasía no es infancia; y, sin exagerar, la mayor fantasía de mi infancia

nació cuando fui con mi padre al cine Echegaray de Málaga una tarde de

1977. He de reconocer que no tuve claro si la luna de Yavin era la tierra, o si

los soldados de asalto eran también robots, lo cierto es que pocos días

después, con el primer radiocasette de uso familiar que tuvimos (que era

de segunda mano por cierto) logré grabar de la radio, por pura chiripa,

aquella versión discotequera de la obra de Williams. Aquella cinta plagada

de melodías, que evocaba un nuevo y excitante universo de aventuras

espaciales, era mi tesoro más preciado…mi tesoro.

Versión pop de la partitura de John Williams. Nunca una banda sonora

sinfónica conquistó tantos corazones

 

Una idea que empezó a ponerse en práctica en 2009:

¿Por qué no hacer un corto de “La Guerra de las Galaxias”?. A

George Lucas no le parecía mal que se usara su creación para que

otros hicieran cine, por supuestos siempre y cuando no se ganase un

duro con ello. ¿Por qué no?. Sí, ¿por qué no?. La decisión estaba

tomada: monté la versión del Halcón Milenario de Revell (easy kit)

que me había regalado mi amigo Rafa y me entregué por completo

a la nueva aventura…¡y qué aventura!

Hacía ya tiempo, en el año 1982, vi un documental de como

se hizo "El Imperio Contraataca". Lo presentaba el propio Mark

Hamill (Luke Skywalker), y si la memoria no me falla, el actor, a

modo de despedida y refiriéndose a la Fuerza, dijo que tal energía

vital residía en todos y en cada uno de nosotros. Quizá tenga algo

de razón pues en mí siempre estuvo latente esa semillita galáctica,

no como una energía mística que controla todo el Universo, sino

como la necesidad de crear, de continuar las andanzas de Luke,

Han y Leia, de reencontrar a Darth Vader, con ese modo de tratar al

prójimo que a veces envidiamos (aunque esté mal el decirlo) :

"cambio el trato...y ruegue porque no cambie nada más".

Y he aquí aquel documental de "Como se hizo el Imperio Contraataca"

 

Aquel gusanillo nació, y fue creciendo,...y llegó a España la colección

de figuras de Kenner (año 1982). Y con ella mis primeros pinitos con una

cámara, eso sí de fotos (pues aún no existían de video a nivel doméstico),

concretamente una de aquellas polaroid instant.

Abajo la figura de Kenner de Luke Skywalker con la indumentaria que

usó en El Imperio Contraataca

Fotos con mi cámara Polaroid, seguramente en el verano de 1983, recreando

una hipotética batalla entre fuerzas rebeldes y del Imperio con mi colección de

figuras de Kenner

Otro par de fotos. Esta vez el picado de un X-Wing y una sala de mando

imperial hecha con cartulina y con el fondo de una tele Sanyo. Por cierto uno de

los comandantes imperiales acabó en manos de mi amigo Rafa a cambio de una

colección de antiguas estampas de El Imperio Contaataca. Y es que mi amigo

Rafa es único para los negocios.

 

Más tarde llegó la obra literaria, una especie de adaptación de la

trilogía a mi estilo....